Análisis  vegetal.

Con los análisis de las plantas usted le está «preguntando a la planta» si el suelo y el fertilizante le suministran suficientemente de cada nutriente analizado y si los diferentes nutrientes necesarios están en proporción correcta unos a otros. La planta le dará información confiable de su estado nutricional global a la fecha de muestreo y, de este modo, indicará cualquier necesidad presente de fertilizante suplementario (del cultivo actual).

Con el análisis de la planta, la concentración de los diferentes nutrientes (y consecuentemente sus proporciones) es determinada químicamente en la savia o en el material seco. Si un nutriente está por debajo de la concentración mínima («valor crítico»), que es diferente para cada nutriente, es posible que la aplicación de un fertilizante conteniendo ese nutriente aumentara los rendimientos.

Es importante que los «valores críticos» establecidos estén relacionados a los niveles esperados de rendimientos. Sin embargo, la gran ventaja es que, una vez que son establecidos adecuadamente, son aplicables al mismo cultivo mundialmente.

El análisis de la planta es valioso ciertamente en los cultivos permanentes y es ampliamente usado.

Análisis del tejido de la planta en el campo.

Los análisis del tejido de la planta son hechos en plantas en desarrollo / verdes en el campo. La parte seleccionada de la planta, normalmente las hojas (jóvenes, en función activa) o pecíolos de las hojas, son ya sea cortados en pedacitos y sacudidos en un extractor, ya sea la savia se obtiene sobre un papel de prueba y es tratada con químicos apropiados (análisis in situ de extractos). Los colores que desarrollan pueden ser comparados con concentraciones conocidas de nutrientes o de plantas bien establecidas y productivamente sanas.

Los análisis de tejidos en el campo son valiosos para verificar los síntomas de deficiencia. Más aún, ayudarán a descubrir «deficiencias escondidas» que no son indicadas por los síntomas de deficiencia. Ellas tienen la ventaja que pueden ser hechas rápida y directamente sobre el cultivo en desarrollo, que no son tan costosas y que los análisis de las plantas o tratamientos pueden ser comparados directamente en el campo.

Descontaminación, secado, molienda y almacenaje.

Para preparar la muestra de tejidos vegetales, hay que tener mucho cuidado para obtener resultados analíticos confiables, hay que seguir unas pautas de descontaminación, secado, molienda y almacenaje.

Los tejidos vegetales para analizar deben estar limpios y libres de sustancias extrañas como partículas de polvo y restos de residuos de aplicaciones foliares de nutrientes o fitosanitarios  que puedan afectar a los resultados finales.

La descontaminación debe realizarse mientras se preserva la integridad de la muestra. Por eso el lavado debe realizarse solamente con muestras frescas.

El secado de la muestra detiene los procesos enzimáticos y estabiliza la muestra.

La molienda asegura la homogenización de la muestra y facilita la destrucción de la materia orgánica.

Una vez molida y homogenizada la muestra, debe almacenarse en condiciones que minimicen su deterioro.